viernes, 26 de agosto de 2011

Castro

Entre la Sierra de Pela y El Cogollo se encuentra envuelto en silencio la mayor parte del año, el pueblo de Castro, con nombre demasiado común en muchas  provincias españolas, e incluso portuguesas e italianas, por lo que la tarea de encontrar información en los buscadores no resulte demasiado sencilla.

Con este nombre, sin embargo, nadie duda de que los restos del pasado serán abundantes e incluso sorprendentes. Nada más llegar, viniendo de Retortillo, en unos abrigos rocosos, de esa piedra arenisca roja tan común por algunos pueblos a los dos lados de la Sierra de Pela, también llamada de Miedes. Nada más llegar, decimos, nos sorprenden unos grabados rupestres prehistóricos. En uno de ellos se ve un caballero montado en su caballo, con el brazo derecho abierto en ademán de saludo.
Las dos iglesias son antiguas, aunque las guías solo hablen de la de más arriba, que tiene según los expertos trazas de haber sido visigoda, como la del cercano pueblo de Pedro, otro nombre imposible para los buscadores. Junto a las dos se encuentran tumbas medievales. La de más arriba se llama de Santa María, la otra, también en la parte alta del pueblo, que además es la parroquia, lleva el nombre de San Nicolás de Bari, santo de mucho predicamento en los primeros tiempos del cristianismo, que ahora es mas popularmente conocido como Papá Noel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto