lunes, 27 de octubre de 2014

Hace veinte años

El origen de las piezas que se exhiben en el Museo Numantino y en su anexa sección medieval de San Juan de Duero suele ser muy variado, predominando las obtenidas durante las investigaciones arqueológicas, hallazgos causales, donaciones, depósitos… 
Lo que no es tan habitual es que se obtengan por orden de un mandato judicial, que es lo que ocurrió en cumplimiento de una sentencia del juzgado de Soria fechada el 27 de octubre de 1994 y en la que se ordenaba el depósito de la Virgen de la Estrella en el Museo Numantino.
Se trata de una talla en madera de nogal policromada, que representa la Virgen entronizada con el Niño sentado sobre su rodilla izquierda en actitud de bendecir. La imagen de unos treinta centímetros de altura fue realizada según las características que permiten estimar su elaboración a lo lago del siglo XIII y siguiendo los cánones del estilo románico.
Procede de una hornacina que había en la muralla de Caracena donde alguno de sus vecinos, para evitar que fuese robada, la retiró de su emplazamiento habitual. Las iglesias del pueblo podían ser víctimas de algún robo por lo que se estimó que la imagen estaría más segura en un domicilio particular. Así fue durante algún tiempo hasta que las malas relaciones personales entre dos vecinos les llevaron a un enfrentamiento legal en el que se acusaron mutuamente de pretender quedarse con la imagen y que hasta llegó a ser una caso televisado, pues esa disputa fue elegida por TVE para inaugurar un programa sobre las ventajas del jurado popular en el que demostrar que esa novedad que conocíamos a través de las películas americanas podía implantarse con éxito en España.
Por vergüenza ahorraremos los detalles que la memoria ni siquiera quiere retener, pero hay que destacar lo bueno y es que esa talla es hoy por hoy una de las piezas que se exponen para el deleite de todos los visitantes en el museo de San Juan de Duero. 
Reconocemos que no hay mejor lugar para exponer una pieza como esta que su emplazamiento original, donde está contextualizada, pero mucho tiene que cambiar la situación poblacional de esta provincia para conseguir que la Virgen de la Estrella vuelva a su humilde hornacina. ¡Por esperanza que no sea!
Foto: Virgen de la Estrella, por cortesía del blog: Soria, se hace camino al andar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto