miércoles, 29 de octubre de 2014

Al-Mansur bi-llah

Pese a las grandes victorias del general cordobés Abi Amir, el pueblo y el propio califa recelaban de él, pero empleando su gran carisma e inteligencia, este militar fue capaz de convencer a todos los habitantes de Al-Ándalus incluido al califa, de sus buenas intenciones, pero además de palabras necesitaba hechos.
Tras batallas más o menos aisladas como la de Torrevicente junto al pueblo soriano del mismo nombre, Abi Amir inició una nueva campaña, la XIV, que comenzó tal día como hoy, un 29 de octubre del 981, y que se extendió hasta el 22 de noviembre. 
Desde Córdoba se desplazó con su ejército e instaló su campamento en en el paraje las Praderas, junto al río Adante, entre Caracena y Tarancueña. Allí, el militar cordobés derrotó a los príncipes navarros, castellanos y leoneses al mando del conde Garcí Fernández, y cuando se retiraba tomó o destruyó (según qué fuente se consulte) la fortaleza que se alzaba en Tarancueña, donde este momento histórico sigue recordándose en unos mosaicos que lo evocan en su ayuntamiento. 
El balance final del año fue un éxito para los intereses cordobeses, tanto que Abi Air ya se proclamó Al-Mansur bi-llah (El Victorioso por Alá), nombre original del que conocemos bajo la forma latinizada Almanzor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto